Mi hija, estas son lágrimas de lucha

, por  Bassem Tamimi

Esa noche, como todas las noches desde la última incursión de docenas de soldados en nuestra casa en medio de la noche, mi esposa Nariman, mi hija Ahed, de 16 años, y Nour, su primo, la pasarán tras las rejas. Aunque esta es su primera detención, las cárdenas de su régimen no son desconocidas para Ahed. Su arresto fue por lo tanto solo una cuestión de tiempo; una tragedia inevitable esperando a suceder. En este estado de cosas, nuestro mayor deber es apoyar y dejarle paso; para contenernos y no para intentar corromper y encarcelar a esta joven generación en la vieja cultura e ideologías en las que crecimos.

Navigation

Journal des Alternatives, une plateforme altermondialiste

Siga Intercoll.net

Las redes sociales - RSS